Breve Reseña

Una historia que tiene como protagonistas a Charlotte Copperfield y a Edmund Cooper que comparten un sentimiento mutuo, el odio. Ambos se enfrentarán a una serie de situaciones que solo podrán resolver juntos. ¿Podrán aceptar sus diferencias y sus rivalidades?

lunes, 1 de agosto de 2011

Capítulo 7: Orgullo Parte I

OMG.
OPD.
40 SEGUIDORES ! Muchas a gracias a todos no saben lo feliz pero les prometo que no pueden tener idea de lo contenta que estoy :'D Muchisisisisisisiisisisissiisisissiisissmas gracias !
Les quiero dar la bienvenida a los nuevos lectores y muchas gracias a los antiguos por seguir leyendo esta historia y según lo que lleva la encuesta, la mayoría ha encontrado este blog por listas de otros blogs, por lo tanto, si quieren recomendarlo a sus amig@s aún mejor y les quería agradecer a aquellos que me tienen en sus listas ya que gracias a esas personas hay más personas que leen esta historia :)
Sin más, porque ya me imagino que les estoy dando la lata les dejo la primera parte de "Orgullo"
PD: es bastante largo, son como 7 páginas de word y no hay tanta "acción" pero esta parte abarca más al día a día de ella con sus amigas y al final... bueno ustedes pueden juzgar el final de la primera parte...

****************************************************

Una sola respuesta surgió en mi mente: siendo más lista que él. Ahora la gran pregunta es, ¿cómo conseguirlo sabiendo que cada vez que lo veía mi corazón latía tan rápido como un Audi R8?

Pero había algo que no podía tener alguna escusa o justificación. Pasara lo que pasara. Ocurriese lo que ocurriese. Cooper jamás podría saber de mis sentimientos. Y estos. Pronto, lo antes posible debían ser enterrados en lo más profundo de mi corazón y expulsarlos si fuera posible en el retrete.

Lunes. Linda palabra de cinco letras para comenzar el día. Normalmente no estaría tan molesta por levantarme temprano del no haber sido por no haber podido pegar un ojo en toda la noche. Bueno, no toda la noche, ¿unos seis séptimos de noche quizás? Síp, porque en el mínimo tiempo que mi cerebro quiso darme para descansar no soñé ni nada menos la última escenita con Cooper en la cual yo quedaba como la reina de las idiotas y este como un gatito con botas saliendo con su orgullo y su vanidad herida enojado por mí.

Pero esto.

Fue solo el comienzo de una terrible semana.

Al tener tanto sueño apenas pude ducharme en pie y tardé tanto en intentar abrir bien los ojos en el desayuno que si no hubiera sido por Stella (y sus excelentes reflejos que iban mejorando día a día gracias a su pequeño hijo Ben, no dejaba que jugase menos de 29 minutos de videojuegos diario) mi cara hubiera sido bañada por mi plato de yogurt con avena.

- Pero ¿qué demonios te ha pasado niña? Estás casi peor que tu madre luego de la boda de tu tío Christopher.

-Tuve una mala noche, nada más. –le respondí a penas. Stella me miró desconfiada.

-Espero que puedas mantenerte despierta en el colegio ya que no quiero que dejes lleno de baba el examen de historia. – ¡Oh por Dios! ¡Lo había olvidado por completo! Agarré mi bolso y salí corriendo por Moquín directo al colegio. Creo que nunca había conducido tan rápido como aquella mañana. Corrí por mis libros de historia y comencé desesperadamente a leer la materia, tan rápido que atropellaba las palabras en mi cabeza y al acabar la página me daba cuenta que no había entendido nada.

- Lott. –escuché que alguien me llamó de lejos, pero estaba tan ocupada releyendo la misma oración una y otra vez hasta que entrara en mi cabeza. –Lott.

- En 1817… 1817 no debo olvidarlo. –me decía a mí misma. De pronto sentí el puño de alguien que frotaba mi cabeza y mi frente como lo hacía Ryan.

-Hey… Planeta Sexy Ryan llamando a torpe Lott…

- ¡Ryan! Lo siento. Olvidé repasar historia. –dije sin despegar la vista de mi cuaderno.

-Pero Lott, si estudiaste mucho la semana pasada y más encima eres la única con buen promedio en historia de la clase.

-Cierto, estudié la semana pasada… -suspiré recordando. –de tantos nervios se me olvidó todo.

- ¿Sólo por los nervios? Mmm… me gustaría saber a qué tipo de nervios te refieres. –bufó.

- ¿Cuál es tu problema Murray? ¿Acaso la falta de cariño por cierta animadora con aliento a maldad y veneno te dejó así? –me burlé. Ryan me conocía lo suficiente como para saber que en una pelea así yo no me quedaría callada.

- Wow. Tranquilízate. –me dije levantando las manos. –Sólo quiero saber qué es lo que pasa entre mis dos mejores amigos, que al parecer no se odian tanto cómo aparentaban…

- Sht! –lo callé tapándole su bocota con mi mano. Pero esto no pudo contener la carcajada que se le escapó a mi amigo.

- Pero enserio Lott, ¿acaso crees que se me escapó la borrachera que tuviste en mi casa el sábado? –Oh oh. Mi ridículo plan había fracasado con el objetivo pero nunca me fijé en las consecuencias secundarias, no había observado que claramente aparte de Cooper más personas podían observarme en semejantes condiciones. Mi cara pasó del rojo intenso por la vergüenza a un pálido de sentenciada a muerte.

- Lott, ¿estás bien? –me preguntó tocándome la frente. –Vaya, estás muy helada.

-No, no, no, yo no tomé nada de alcohol Ryan… Pero… aparte de ti, ¿quién más sacó esa conclusión? –le pregunté tímidamente. Mi amigo soltó una risotada.

-Sólo yo y un amigo que no va en este colegio que estaba al lado tuyo, los demás se sólo se divertían por su cuenta. No te creas el centro del universo Charlotte. –mi rostro volvió a la normalidad al igual que mi pulso.

- ¡Qué alivio! –me reí más tranquila.

- ¿Oye y ese milagro de encontrarte tan temprano aquí? Creo que esta es como la cuarta vez que te veo llegar antes de los 5 minutos de que empiecen las clases. –me ruboricé.

- No dormí mucho que digamos en la noche y cuando Stella me preguntó por el examen, que se me había olvidado por completo durante el fin de semana corrí, digo, volé hacia aquí con el fin de estudiar antes de este. -reí mientras le contaba sobre mi falta de memoria, pero mi amigo en vez de reír conmigo, me miró acusadoramente, entrecerrando los ojos.

- Dime quién eres y qué le has hecho a mi amiga. –dijo en un tono sombrío.

- ¿Ah? -¿Qué rayos les pasaba a los chicos de esta ciudad?

- Mi amiga, Charlotte, jamás se hubiera comportado de esta manera frente al tema, al no ser que te hayas… ¡No me digas! ¡¿Estás de novia con Edmund?!

- ¡¿Qué diablos te pasa Ryan?! –grité sin poder contenerme de la vergüenza y parándome de la banca en que estábamos sentados.

- La única razón que justifique tu comportamiento, es que te hayas enamorado… -dijo tranquilamente.

- Pe-pero ¿por qué sería Cooper entre todas las personas de este frío estado? –dije intentando que mi tartamudeo no se notara tanto.

- No sé, fue el primero que se me vino a la cabeza pero ahora al ver tu reacción estoy seguro de ello. –dijo cómo tan orgulloso como si hubiera resuelto el acertijo de Einstein. Le pegué fuerte en la cabeza con los ojos cerrados de la ira.

- ¡Auch! Sólo te estaba tomando el pelo Lott, no es necesario que me golpees.

- Lo siento. –dije sin sentirlo con el mismo mal humor y sentándome nuevamente en la banca.

- ¡CHAAAAARLOOOOTE! –gritaba Alison corriendo a la velocidad de la luz, bueno tal vez un poco más lenta que esta, pero igualmente, sobrehumana. Antes de que pudiera regular su respiración al llegar a nosotros echó inmediatamente a Ryan para charlar las dos solas. Me sostuvo la mirada esperando que yo empezara a hablar pero sinceramente en el momento que la vi, recién me acordé todo el rollo de la fiesta del viernes y que Cooper llegó justo en el momento indicado dejándome sin saber que explicarle luego a mis amigas. Luego de llamarme al día siguiente y decirme que no le podía contar a mis amigas pero él sí le confesóva Ryan la verdad, pensé que lo más justo sería contarles la verdad a Alison y a Bethany ya que ellas nos habían visto juntos, y a las otras tendría que reservarles de esta morbosa historia.

- ¿Y? ¿No tienes algo que contarme señorita desconectada de toda la superficie del internet?

- Lo siento, no tuve tiempo de conectarme. Me pudiste haber llamado. –dije encogiéndome de hombros.

- Cierto. Pero ya se me acabaron los minutos. –dijo sonriendo como si hubiera que aplaudirle.

- Ali, recién estamos a catorce… bueno, ¿qué quieres que te cuente?

- ¿Qué qué quiero que me cuentes? Pues…¡TODO! ¿En qué minuto mi mejor amiga comenzó a salir con el chicho más sexy del colegio? Siempre pensé que lo odiabas…

- Bueno, pues lo sigo haciendo… -dije bajo. Me miró extrañada. – ¿Es necesario que te cuenta ahora mismo? –le pregunté con una directa cara de “por favor no”.

- Eh… ¡sí! –dijo como si fuera demasiado obvio.

- Enserio lo haría pero también le tendré que contar a Bethany asi que prefiero contarles al mismo tiempo así me ahorro la lata de darla dos veces… Espero que sean sólo dos. –dije lo último para que Alison me diera si ya se lo había contado a Alex.

- Lo siento. Lo siento. Lo siento. Pero es que era de suma urgencia decirle. –se disculpó poniendo carita de cachorro arrepentido. Suspiré.

- Bueno, con mayor razón te contaré luego, cuando estemos las tres. Por favor dime que no hay otra cuarta persona a quien contarle.

- Nopis. –dijo alegre. – Y Charlotte, Alex no sabe acerca de Zac –dijo avergonzada.

- ¿Por qué no? –desde siempre las mellizas Austen se han contado todo, todo. Por eso me sorprendió tanto descubrir que no le contara acerca del chico con el que estaba saliendo.

-Pues… Zac prefiere mantener esto oculto. Sólo porque nos encontramos las tres el viernes les conté.

- Ali… No me gusta nada que este tal Zac te prohíba divulgar que están juntos a tus amigas y menos a tu propia hermana.

- A mí tampoco me pareció nada justo en un principio, pero luego encontré que sería tal y como las novelas antiguas donde las protagonistas tenían un amor secreto. –dijo hablando como si fuera un cuento de hadas.

- Pero Ali, eso era en la Edad Moderna y siento despertarte de tu sueño pero ya estamos en el siglo XXI. –dije reventando su burbujita de fantasía.

- Claro que lo sé, tonta. Sólo te pido que me guardes este secreto. –me pidió con su carita más dulce. Me sorprendía la habilidad de algunas personas como mi mamá y Alison para persuadir y manipular a los demás.

- Lo haré. Pero créeme que no estoy feliz de lo haces, y opino que deberías hacer una excepción con Alex.

- Yo igual… -suspiró. ¡Triiiiiiiiiiiiiiiiiing! Sonó la campana del colegio y ambas corrimos al laboratorio de biología.

El día transcurría tranquilamente luego de que Bethany me pusiera algo de base en la cara y corrector para tapar mis ojeras, al parecer, mi amiga tenía razón, el maquillaje podía hacer magia. No tuve la oportunidad de estar a solas con Beth para preguntarle si había decidido luego de mi juego si le decía que sí a Scott o seguiría sufriendo por Paul. Justo se dio que Abbie estaba enferma y no pudo asistir al colegio ya que su novio la había contagiado de un virus desconocido por los doctores pero nuestra amiga nos aseguró por teléfono que no había ningún riesgo mayor y que nos quedáramos tranquilas. Por lo que luego de asegurarnos por trigésima vez, nos pudimos quedar tranquilas. En el primer descanso luego del examen, que por suerte me había ido más bien de lo que esperaba, tuve que contarles a mis amigas lo que ocurría con cierto sujeto estos últimos días, desde encontrármelo en el pabellón molestando a un niño cobardica que jamás volví a ver hasta el trato que le había propuesto el día anterior. Obviamente omití los sentimientos que desarrollé en algunas ocasiones y los comentarios de Cooper que pudieran hacer ilusiones a mis amigas o a mí misma.

- No me lo puedo creer. –dijo Alison.

- No me esperaba menos de tus padres. –rió Beth.

- Oh por Dios. –dijo Alex. –Dos palabras: Edmund Cooper.

- ¿Acaso no escuchaste nada de lo que dije antes? –le pregunté pero Alex sólo rió bajo.

- Eres tan ingenua Charlotte Copperfield. –me dijo Alison peñizcando una de mis mejillas.

- ¿Ingenua? ¿Por qué? –pregunté confusa. Todas se rieron y comentaron lo agradable que estaba el día para ser otoño.

- ¡Hey! –dije para llamar su atención. - ¿Alguna tendrá la amabilidad de decirme el por qué soy ingenua?

- Charlie, todas, y a todas te incluyo a ti, sabemos que tarde o temprano si es que ya no estás, acabarás enamorándote de él. –me dijo Bethany. - ¿Acaso crees que no nos damos cuenta? – Parecía que toda la sangre de mi cuerpo se iba a mi cara encendiendo mi rostro como un fósforo.

- Pues están totalmente equivocadas. Les puedo asegurar que de no existe ni existirá ninguna manera… -entonces avanzan todos los del equipo de fútbol americano frente a nosotras con su quarterback (mariscal de campo) en frente luego de la práctica. Por supuesto desvié la cara creando una cortina con mi pelo para no mirarlo a los ojos y babear de lo lindo frente a todos. La risa de mis amigas no ayudó nada con mi rubor claramente.

Por suerte, no vi al señor don sujeto durante el resto del día, creo que lo vi sentado cerca de Ryan durante el almuerzo pero intenté no mirar para comprobarlo por el miedo a que me pudiera captar que lo observaba. Menos fue la ayuda de mis amigas avisándome que Rebecca no paraba de fulminarme con la mirada. Y no era de miedosa que no le devolviera la mirada, simplemente no quería sumar otra preocupación a mi día a día como el que Rebecca transmitiera aún más su odio que parecía que creciera tanto como el pan con la levadura.

Bethany fue a mi casa luego del colegio para hacer un trabajo de Economía que teníamos para el miércoles. Comimos unos muffins que Stella había preparado antes de ir a la sala trabajo que tenía en el tercer piso.

- ¿No me dirás nada acerca de dos tortolitos que te tenían preocupada el fin de semana? –le pregunté sentándome en la silla del escritorio. Mi canadiense favorita suspiró sentándose en la otra silla junto a mí.

- Tu jueguito me sirvió más de lo hubiera pensado. –confesó.

- Te dije que no sería en vano. –re reí. - ¿Y? ¿Tomaste una decisión?

- Sí. ¿Recuerdas que dije Paul en vez de Scott? –me preguntó y yo asentí. –Bueno, - continuó -eso solo me sirvió para darme cuenta de que yo no quería que fuese así, yo quería a Scott y por supuesto también a Paul, pero si seguía en lo segundo no conseguiría nada más que seguir hiriéndome a mí misma. En cambio con Scott, es todo más simple, más natural. Con él soy feliz al igual que con Paul, pero con el último nunca sería completamente feliz. Así que luego de pensar esto durante las dos horas que pasaron luego de que te fuiste, llamé a Scott y nos juntamos en mi café favorito…

- ¡Café favorito! –me reí. –no creo que puedas referirte a “El gran Wafflecake” como un café.

- Como sea, le dije que estaría feliz de ser su novia y ya vez estoy súper feliz con mi nuevo novio. –dijo sonriendo y la abracé.

- No sabes el gusto que me da amiga. –le dije muy contenta.

- Ahora, -continué. –esto influirá muchísimo en la economía, ya sabes, te irás a comprar más ropa, accesorios y hasta más maquillaje que de costumbre. Espero que sea un caballero y siempre te invite él, porque o si no, quedarás en la bancarrota, ya te digo… -dije levantando las manos y burlándome de ella por su relación con el trabajo que teníamos que hacer.

- ¡Ahí está! –dijo alto Bethany luego de reírse. - ¡Ya tenemos el tema de nuestro proyecto! “Cómo las chicas gastan estando de novias” O sería mejor… “Va y viene el dinero por los chicos”

- Antes de que te entusiasme mucho, ¿no encuentras que es algo machista? –observé y ella rió.

- Estoy bromeando tonta. –nos reímos y avanzamos en nuestro proyecto.

Pasaron muchos minutos hasta que Bethany me tocó el tema de mi fingido novio.

- Lott –me llamó cuando estaban en comerciales Gossip girl.

- ¿Quieres que te vaya a dejar? ¿Puede ser cuando termine por fis? –le pedí con una sonrisa y poniendo cara de angelito.

- Ni muerta me voy antes de que muestren a Chuck*, em, ¿Fue Edmund el que te llamó cuando estabas en mi casa cierto?

- ¿Cómo te diste cuenta?

- Bueno, a decir verdad es fácil interpretarte, te habías puesta muy nerviosa y sonreías más que de costumbre. También tu cara estaba del mismo rojo que el cintillo de Blair*.

- Debo trabajar con mis nervios. –me dije a mí misma y Bethany se rió.

- ¿Por qué no aceptas que te gusta? –me preguntó tan directamente, sin rodeos ni nada que me pilló de sorpresa y salté.

- Porque no me gusta. –le dije y antes de que pudiera negarme comenzó la viciante historia de los jóvenes elite del Upper East Side. Ambas no dijimos nada hasta que terminó el episodio y en el tiempo que se demoró la narradora en decir “Xoxo, Gossip girl” el hermano menor de mi amiga la llamó por teléfono para decirle que estaba afuera esperándola con su mamá en el auto y que iban a comer pizza. Antes de irse Bethany me pregunto si la acompañaba pero no acepté por temor a que sacara de vuelta el tema.

Comí junto a Stella y Edgar ya que mis papás tuvieron que ir a Chicago por unos negocios y regresarían en dos o tres días más.

Y así pasaron los siguientes días. Con Cooper no nos dirigimos ni una sola palabra hasta jueves. Pero no fue nada, salí de mi clase y doblé en la esquina del pasillo y choqué con él y al toparme con su mirada sólo pude decirle que lo sentía y salir rápidamente antes de que me dijera algo. Y no fue hasta el día siguiente que tuve noticias de él a la hora de almuerzo. “Me quedaré a la práctica de las cinco. ¿Te parece el gran pino a las 4:30?” Su mensaje de texto me sorprendió bastante y le respondí un caloroso y afectuoso. “Ok”

*******************************************

*Blair y Chuck: Personajes de la serie "Gossip girl" de Warner en América latina y del canal "The CW tv" en EE.UU

7 comentarios:

luciana dijo...

Me encanto!!!
no kiero que hagan que se peleen los padres :( sino no se van a ver tanto
pero me gusta que se ponga nerviosa cuando habla con el :$
jejeje
Me encanta tu historia!!!
te dejo mi blog http://locaportiii.blogspot.com/
espero el proximo capitulo
Besos!!!

Anónimo dijo...

muy BUEEEENO!!!!!! aaaahhh!!! ya quiero el proooox espero que pasen cosas con edmund... LO AMO!
Muy bueno tu blooog :)
-aranza

Conchi dijo...

:O me encanto q emocion q va a pasar??? ves q amo tu historia fea caca pedazo de caca aajajaj te amo siamesa... adoro como escribes y q risa su proyecto... te amo loquilla sube pronto q me muero por saber q pasa

luciana dijo...

Tienes un Premio en mi blog!!
Besos ! Cuidate!♥

Ela dijo...

fue genial!!
amo a Edmund, a pesar de que hay veces en que me estresa un poco :P
sube pronto, por favooor!
y pasate por mi blog
www.anhelodeocioromantico.blogspot.com

BlackSwan dijo...

HOOOLAAA!:3
Como estas?
Espero que bien!!
Bueno quiero decirte que me encanta
Tu historiia! Y que no puedoo esperar que salga el proximoo capituloo!!
Me encanta cuando los 2 estan juntos tratando de molestarse los unos a los otros <3
Espero que publiques prontoo! Y mas seguidoo!
Eres muy buena! Besos (:

diamante_gaby0810 dijo...

grandiosa historia, la verdad me ha facinado, es unica y la verdad no he encontrado ninguna igual
ojala y pudieras postiar diario pero
mientras acabes la historia
todo esta bien

quiero pedirte un gran favor y honor
ojala pudieras pasar por mi blog y leer mi novela haber si es de tu gusto y agrado

mi blog es

http://vollmond416.blogspot.com/

por favor espero que puedas leer mi novela y te hagas mi seguirodara
o por lo menos comentes haber que te parece
jejeje

gracias por tu historia