Breve Reseña

Una historia que tiene como protagonistas a Charlotte Copperfield y a Edmund Cooper que comparten un sentimiento mutuo, el odio. Ambos se enfrentarán a una serie de situaciones que solo podrán resolver juntos. ¿Podrán aceptar sus diferencias y sus rivalidades?

sábado, 22 de octubre de 2011

Capítulo 8: Bienvenidos a la casa del terror parte II

Sé que me odiaran con la continuación pero aquí va....queda solo este y otro capítulo más ! Las adoro ! Y bienvenidas a las nuevas, las de siempre y las que volvieron a retomar la historia :)
********************************************
En el tercer y último semáforo que separaba la casa de los Austen con la mía vi el descapotable de Rebecca (hueca) Woods estacionado en el Starbucks (el mismo en el que Jesse y yo desayunamos el otro día) pero no solo eso, ella estaba apoyada encima de alguien, que estaba apoyado encima de su descapotable, besándose. Rodeé los ojos, solo ella tendría un descapotable con el frío de Portland. Por suerte era el semáforo más lento del vecindario, ya que en esos momentos esa lentitud se vio alabada porque me permitió echar un mejor vistazo. Había poca luz a esas horas por lo que no me dejaba fácil ver quién era el desafortunado chico. . Entonces ella se giró un tanto y pude reconocer al chico que la besaba. Mi corazón paró de latir por cinco segundos para que luego disparara a latir febrilmente sin descanso alguno. Apreté tan fuerte el manubrio que perfectamente pudo haberse deformado del no haber sido de buena calidad. Aceleré tan rápido que ni me di cuenta que todavía estaba en rojo el semáforo, por suerte y ahora sí que fue suerte divina, no había otro auto en la calle que la pasaba por lo que no sufrí ningún accidente y también suerte porque no había ningún policía cercano a mí.

Tenía tanta rabia por dentro que no pude evitar derramar un par de acusadoras lágrimas. La rabia hacia ella pasó a él en el primer minuto en que consideré que ella no tenía la culpa de quererlo ya que era inevitable. ¿Cómo había sido tan tonta como para creer que él podía tan solo quererme un poco cuando tenía a la modelito de Rebecca? Entonces mi rabia, que crecía y crecía como el pan con levadura, siguió rotando hasta llegar de nuevo a mí. A mí porque fue mi culpa, mía y de nadie más el de haberme dejado llevar por una tonta ilusión que nunca tuvo que haber aparecido en primer lugar. Claro, para él no era más que uno de sus juegos y aunque siempre supe eso y siempre me llené la cabeza de que era sólo una mentira no pude evitar encantarme son su mirada, su aroma y sus insoportablemente cautivadora sonrisa.

Aunque tampoco podía evitar enfadarme con él. Él tenía que saber de sobra el efecto que producía en otros, especialmente, en otras. Y esta relación de amor y odio ya no podía seguir estirándose más y más y fui yo quien pudo haberla cortado pero no podía, no quería. Ahí me arrepentí de tantas risas tontas, tantos suspiros y te todas las veces que me perdí para terminar con todo. Pero sabiendo que no podía con esa relación también sabía que no podía pararla ya que en ese momento me di cuenta de lo masoquista que podía llegar a ser. Tal vez estar así con él era mejor que no estar con él al todo.

No.

No dejaría que esto me pasara otra vez.

Cómo dicen algunos empresarios “son solo negocios”.

Ahora aprendería a no confundir mis planes con mis sentimientos.

Así que encerré mi masoquismo en un rincón tal inútil de mi cuerpo como la uña de mi dedo chico del pie. Ahogué todo mi enojo y mi tristeza en lo más profundo de mí. De ahí en adelante era Charlotte sin sentimientos Copperfield. No volvería a sentir aquel disgusto por alguien que no lo mereciera como Cooper.

Estacioné mi auto y me sequé las tontas lágrimas que alcancé a derramar e intenté serenarme completamente. Despejé de mi mente que había pasado por eso y que ahora regresaría calmada y humilde con mis papás para no pasar por ma´s cosas en una noche.

No me dejaron colocar las llaves en la cerradura ya que Edgard me abrió la puerta inmediatamente.

- Charlotte Copperfield. ¿Quieres explicarme dónde aprendiste esas maneras de salir tan irrespetuosamente? –me dijo Mary con los brazos en la cadera. Tomé aire para relajarme y no perder la calma, tenían todo el derecho de estar enfadados así que respondería bien a lo que me dijeran.

- Lo siento mamá, jamás lo volveré a hacer. –dije tratando de sonar lo más sincera y arrepentida posible.

La calma que pude retener se vio casi inundada por los retos de mis papás. Que hubieran sido peores de al no ser porque me comporté como nadie lo haría en sus actos de rebeldía. Hasta me arrepentí de haber salido de esa manera aunque antes pensaba que se merecían aquel trato.

Luego de que se serenara todo, subí a dormir y aunque no dormí tan bien como hubiese querido, el sueño es la mejor solución para alejarse de la realidad y los problemas.

Pasé el fin de semana algo desorientada, pero no por eso, mal. El domingo invité a Ryan a almorzar y lo pasamos estupendamente. Me notó algo rara, me lo comentó antes de irse pero le dije que no era nada de lo que se tuviera que preocupar.

No prendí mi celular ni encendí el computador para no toparme con nada que no quisiese. Decidí que sería un par de días en los que no pensaría sobre él para que no volviese a ser un tema el lunes cuando lo viera, y funcionó, o eso creí.

Como no hablábamos en el colegio no tuve que tratar con él. Me dediqué a prestar atención en clases ya que el miércoles comenzaban los exámenes. El día había sido de lo más tranquilo, cosa que extrañaba.

Hasta que la malvada bruja del medio oeste tuvo que estropear todo.

Ya habían concluido las clases y estaba guardando mis libros en mi casillero. Luego de cerrarlo apareció tras la puerta el rostro de las porristas con una mirada desafiante asustándome.

- ¿Qué haces Rebecca? –le pregunté calmada.

- Venía a aclarar algunos asuntos contigo. –dijo mirando alrededor para ver si no había mucha gente que pudiera vernos hablar juntas.

- Si es acerca del otro día, en serio no quiero seguir con el tema. Si tú no te metes más conmigo, prometo no hacer nada contra ti. –le dije sinceramente. Tenía suficientes preocupaciones como para ahora tener que lidiar con una “enemiga”. Rió secamente.

- No te hagas la mosquita muerta Charlotte. Sé exactamente que eres lo suficientemente inteligente como para querer hacerte la buena y salirte con la tuya enredándome con tus palabras. Pero yo no caeré con tu falsa máscara de niña perfecta.

- ¿Mosquita muerta? ¿Niña perfecta? Ok, lo siento pero yo no estoy para esto. –dije dándome vuelta y siguiendo mi camino, pero sentí que me seguía. Por suerte ya eran pocas las personas que quedaban ahí por lo que no nos vería mucha gente si empezaba de nuevo a hablarme.

- Sólo quiero advertirte algo Copperfield. –me dijo con voz malévola. Me di vuelta para encararla.

- Edmund Cooper ya es propiedad mía desde que llegó a este colegio y no toleraré que una niña tan común y promedio como tú intente conquistarlo aunque claro que no podrías en todo caso. ¿No ves lo diferentes que son? Claro que tienes algunas cosas que te benefician, tengo que admitir, eres inteligente y no tan fea ahora que te veo bien, pero no eres lo suficientemente bonita para tentar a alguien como él.

- Entonces esa es tu advertencia. Que intente conquistarlo, ¿no? Aunque aclaraste que eso sería imposible, no veo el por qué te molestaste en venir para advertirme algo que crees que no sucederá. –le respondí. Abrió sus ojazos azules.

- ¿Me estás contradiciendo?

- No sé, solo estoy intentando entender tu advertencia.

- ¿Por qué hablas como si no te importara?

- Porque no entiendo lo que quieres que haga si me pides que no intente conquistarlo aunque sabes que no lo lograría, entonces no tiene sentido. Si estás tan segura, ¿por qué la advertencia?

- Haber, creo que no estás entendiendo bien las cosas. ¿Sabes con quién estás hablando? ¿No te das cuenta del poder que tengo delante de todos los demás?

- Lo tengo claro.

- ¿Y persistes en no tomar en cuenta lo que digo?

- No he dicho eso.

Se acercó lo bastante para que se viera más alta que yo y marcara mayor autoridad de la que ya tenía.

- Dime querida, ¿te niegas a dejar de ver a Edmund? –dijo seria y más ruda de lo que pensé que podría ser.

- ¿Cómo me voy a negar a algo que dices ser imposible? Tú misma dijiste que éramos de mundos diferentes entonces no te debería importar si lo veo.

- No sabes lo mal que haces al intentar meterte conmigo. Porque no te haces un favor y dejas de dar pena arrastrándote hacia él y haciendo el ridículo.

- Jamás lo he hecho ni lo haré. Y sí, sé perfectamente con quién me estoy metiendo y déjame decirte que no te tengo miedo Rebecca. De hecho, me das algo de lástima. –se le deformó un poco su cuidado rostro. –Si enserio estuvieras tan segura de tu relación con Edmund no estarías hablando aquí conmigo y menos estarías amenazándome, no necesitarías rebajarme para sentirte superior si en verdad lo creyeras así.

- ¿Así que eso piensas? Que quede claro, te lo advertí. –dicho esto se fue caminando.

Sabía que le había herido el ego, pero era algo necesario yo había partido con la mejor disposición a no discutir, que ella me hubiera sacado de mis casillas era otra cosa.

4 comentarios:

GaBy VollMond MoTa dijo...

Primera
jeje
ay porque siempre tienes que andar dejando a la gente con ganas
de seguir leyendo
eres mala
sabias
pero en fin
quiero el proximo cap
ya es el ultimo verdad
no por favor
esto no tiene que acabar
ayyyy
deberas tengo ganas de matarte
pero me consuela sabe que habara secuela
jeje
adios
y espero el proximo cap

Connicitap rokerita dijo...

como odio a rebeca!!
q mala es!! Charlotte hizo muy bien al defenderse!
Y otro q no crei q fuera capaz d hacer algo asi era Edmund!
Me parecio increible el cap! espero q publiques muy pronto!
cuidate! :D

Laura dijo...

Como es posible que Edmund halla hecho eso si le nota a leguas que quiere a Charlotte debe de haber una explicacion para todo esto pero todavia me estoy preguntando como es que solo falta un cap.
Pero bueno :( que le vamos a hacer todo lo que empieza tiene un final.
Besitos.

Gonzaleeta dijo...

WOLAAAA¡¡¡ hey guapa soy una de tus nuevas seguidoras...quiero confesarte que estaba pasando por los bloggers... y uff me encontre con el tuyo desde la primera vista que le heche me FASCINO.... y en un solo dia me leei todos tus cap... me dedique solo a esooo....
y te digo algo
AMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO tu HISTORIA amo tu blog amo la forma como escribes y sobre todas las cosas AMO A EDMUND diossss nadie como ese chicooo es super recontra guapooo super picarooo y eso lo hace sexy jajaja....
te quiero felicitar por forma de escribir eres una divina escritora eres toda una profecional... te felicitooo....
con cada cap me rei.... como no tienes una idea con cada cap no dejaba de sonreir.... es tan hermoso todo pero tambien me quede mal con este ultinmo cap... como es posible que edmund le haga esoooooo :=( ¿porque? pero yo tambien siendo ella oculto ese sentimientoooo no hay nada mas doloroso que amar sin ser correspondido buenooo aunque a edmund ¿quien lo entiende? aff....
POR FIS POR FIS POR FIS PUBLICAAAAAAA PRONTOOO
AMO TU HISTORIA TE LO JURO ES INCREIBLE....
sigue asiiiiii
bueno sin mas que decir pasa por mi blog si lo deseas este es el link http://whenilookatty.blogspot.com/ y el otro es....http://gonzaleeta-soulsfound.blogspot.com...
seguimeeee
te esperoo por ahiiii
por fis publica prontoooo
se te quiere un mundooo
cuidate....<3
beshos... xD