Breve Reseña

Una historia que tiene como protagonistas a Charlotte Copperfield y a Edmund Cooper que comparten un sentimiento mutuo, el odio. Ambos se enfrentarán a una serie de situaciones que solo podrán resolver juntos. ¿Podrán aceptar sus diferencias y sus rivalidades?

martes, 16 de noviembre de 2010

Capítulo 5: El Trato Parte V

Me van a quere matar, lo sé, no había publicado por más de dos semanas pero realmente se me hizo dificil publcar en este tiempo...
el trozito que les dejaré será corto y tal vez no muy emocionante pero acuérdense de que para que pase lo buuueeeno tiene que haber un ritmo más relajado en algunas partes, bueno, sin más les dejo la quinta parte :)
Dedicada a: Yiruma, uno de mis pianistas favoritos que me ha podido inspirar con sus melodías, quizás sin él, la historia no sería como es, o tal vez si existiría,
besos a todos y a todas !!
------------------------------------------------------------------

No pude pegar un ojo en toda la noche. Creo que recién a las cinco y algo de la mañana pude descansar un poco pero casi inmediatamente me desperté debido a que Cooper estuvo en mis sueños. Cerca de las nueve me di cuenta que no podría dormir, entonces me metí a la ducha. El intentar arreglarme fue un desastre. Me vestí con unos vaqueros claros y una remera blanca y arriba me puse un viejo polerón azul marino; eso no fue lo desastroso, sino, el intentar ocultar las inmensas ojeras y bolsas que tenía. Intenté con un poco de corrector y algo de base pero la supuesta magia del maquillaje no podía contra las malévolas y poderosas ojeras del castillo de las pesadillas del terror.

No quería bajar a tomar desayuno junto a mis padres. Intentarían de algún u otro modo sacarme información sobre la salida de anoche. Y no estaba de ánimos para soportarlo. Medité la opción de escapar por mi ventana e irme no sé a un Starbucks pero realmente me asustaban un poco las alturas así que mi cobardes y yo tuvimos que bajar las escaleras de una vez.

No sé cómo conseguí salir rápido y sin que me vieran u oyeran pero en menos de treinta segundos ya estaba entrando a mi auto preparada para salir. Manejé hasta el primer Starbucks que vi. Antes de bajarme me acordé que tenía en la guantera del auto mis lentes de sol, mis Ray-Ban, mi salvación.

- ¿Son tuyas? –me preguntó un chico mostrando unas llaves negras con puntos blancos acompañadas de un llavero de Nueva York. Cordones desabrochados, eran mis llaves.

-Sí. –me paré de la mesa con una sonrisa avergonzada por mi torpe descuido y me agaché a su altura para recoger las llaves. –Muchas gracias. –me sonrió. Esa sonrisa se me hizo conocida pero, al igual que yo, andaba con unos lentes de sol.

-De nada. –me dijo siguiendo con esa sonrisa, que me fue imposible no devolvérsela.

Entonces me acordé que debía pararme, volver con mi bagel con queso crema y mi latte y dejar de hablar con extraños en la calle, lo cual parecía mi nuevo hábito.

-Gracias. –repetí, parándome y tratando de despedirme.

-No hay de qué. –pensé que ahí había quedado nuestra primera y segura última conversación. Entonces volví a sentarme en la mesa donde me esperaba mi desayuno.

- ¿Puedo acompañarte? –me preguntó este mismo chico.

-Eh, claro. Se sentó en la otra silla que había en esa mesa para dos, no me había dado cuenta antes de que él también traía su desayuno, un muffin de chocolate y un chocolate caliente, según mi olfato.

-Entonces… ¿tu novio no vendrá a pegarme por sentarme contigo? –me sorprendió su pregunta, más bien, me confundió.

- ¿Ah?

-Tu novio.

-Yo no tengo… ah, cierto. Hm… -él comenzó a reír.

- ¿No sabes si tienes novio o…?

-Creo que sí. –dije no muy segura. Volvió a reírse. De pronto me alarmé, claro, él o cualquiera podría imaginarse que yo…ay no sé, que yo era una mujerzuela o algo por el estilo.

- ¡No es lo que te imaginas! Es…complicado.

-Lo sé, ayer también te complicaste. - ¿Ayer? - No te acuerdas de mí, ¿cierto?

-Perdóname, creo que me estás confundiendo con otra persona.

-Creo que no Charlotte. –dijo de una manera seductora.

- ¿Cómo rayos sabes mi nom-? Más bien, ¿quién er-? –en eso se saca los lentes.

- ¿Jesse?

5 comentarios:

abi ! dijo...

porqe siempre me haces estoooo !

Anónimo dijo...

me encanto!!:D
pero siempre nos
dejas kon la duda
verdad!!!
pero bueno espero que
escribas pronto plis
kuidate!!!

Conchi dijo...

Es para matarte...siempre me haces esto...dejas los caps muy cortos aaaarg!!!!

gadorita dijo...

amo a jesse con mi ser, quien es ese edmund cooper... deséchalo.
buscate un patch, daniel o dan, o un jesse como el de esta historia.
lo siento emma, pero siento que tu eres charlotte y por tu bien te digo que te quedes con jesse. aparte es terrible de mino.
chaus, besos, y lo sineto por no haberte podido comentar antes.
te quiero, gadora

noeliah-c dijo...

woW hoy encontre tu novela y me leí todos los capitulos!! es muy buena tu hidtoria siguelaaaa!!!! =D