Breve Reseña

Una historia que tiene como protagonistas a Charlotte Copperfield y a Edmund Cooper que comparten un sentimiento mutuo, el odio. Ambos se enfrentarán a una serie de situaciones que solo podrán resolver juntos. ¿Podrán aceptar sus diferencias y sus rivalidades?

domingo, 3 de octubre de 2010

Capítulo 5: El Trato Parte II

Dedicado para Belu!!!!!!!!! CON mucho amor !! jajja te qro pava !!
-------------------------------------------------------

-Bueno, aquí va. Charlotte Copperfield, ¿quieres fingir ser mi novia?

Y entonces lo último que sentí fue el olor de la salsa de tomate.

-Copperfield. Copperfield. ¿Puedes escucharme? –Me sentía incomoda. Muy mareada aparte de que me dolía la nuca; sentía olor a tomate por todas partes y sentía un brazo sujetándome de la cintura y de la cabeza.

Abrí los ojos.

-¡Suéltame! –grité cuando me acordé con quien estaba y supe quien me sujetaba. Cooper comenzó a reírse.

-¡Déjate de reírte y suéltame!

-Ok, ok. Pero deja de sacudirte como salmón salido del agua. –me soltó delicadamente hasta que por fin mis pies volvieron a tocar el suelo.

-¿Q-Qué demonios pasó? –pregunté viendo mis manos bañadas en salsa de tomate. Respiró hondo y luego me pasó una polera vieja para limpiarme las manos.

-Para partir, te desmayaste y antes de que calleras al suelo te sostuve. –hice una mueca. –Bueno, igual alcanzaste a darte un porrazo en la cabeza. –eso explicaba el dolor, presioné un poco los dedos contra mi nuca e hice una mueca

al sentir un dolor punzante en la cabeza. Cooper volvió a reírse bajo.

-Claro, todo esto luego de pedirte que fueras mi novia. –pudo haber empezado por esa parte. Qué humillación. Desmayarme justo después de… eso.

-Respecto a eso… quiero que sepas que yo no perdí la conciencia por lo que me… propusis-dijiste. –le aclaré. –Claro que no. –esa aclaración no sé si fue más para él… o para mí.

-¿Ah no? –dijo con la sonrisa torcida acercándose.

-Claro que no. –dije apretando los puños para aguantarme. Pompones, ¿dónde estaba esa bolsa de salsa de tomate? Ah, ya entendí por qué mis manos habían estado cubiertas de salsa. Sentía los agitados latidos de mi corazón en cada partícula de mi cuerpo.

-No es como si tú me pusieras nerviosa o algo. –intenté no titubear mientras mentía horrendamente.

-¿Enserio? Porque yo te veo algo nerviosa. –No por favor, que no se acercara más.

-Qué raro. Debes ir al oculista.

-No necesito ir al oculista para que me confirme que veo excelente. –muñecos de trapo, ya tenía la carne de gallina y no podía despegar la mirada de sus labios.

En eso se abrió la puerta.

Ambos desviamos la mirada al chico que había acierto la puerta. Era Stephan, mi ex compañero de clase, se había quedado repitiendo curso, era su tercer año consecutivo en primer año. Para lo que no sabía qué esperar era su reacción.

Pero por supuesto, no era lo que esperaba.

Dejó su chaleco pasado a cerveza al lado de Cooper y sacó una chaqueta azul que estaba a mi derecha. Luego cerró la puerta del armario como si no hubiera visto nada. Volví mi vista a Cooper y salí del armario.

¿Es mi idea o había estado a punto de besar a Cooper? ¿A Edmund Cooper? PERO, ¿QUÉ DEMONIOS TENÍA EN LA CABEZA? ¿BRÓCOLIS O CALCETINES A CASO? Caminé hacia, cualquier parte, hacia una salida, cualquier salida. Volví a salir de la casa, caminé hasta el Toyota de Cooper y me senté sobre la acera apoyándome de la parte trasera de la ridículamente espectacular camioneta.

Suspiré.

Ay, ¿qué estaba ocurriendo conmigo? Me lamentaba abrazando mis rodillas.

-Hey, ¿estás bien? –sentí a alguien preguntarme mientras me tocaba el hombro.

-¡AHH! –grité espantada luego de darle una cachetada a… alguien.

-Oh por Dios, lo siento. –dije espantada después de ver que le había pegado a un chico una enorme bofetada.

-Tienes una buena mano, ¿sabes? –por suerte no estaba enfadado.

-Lo siento. ¿Te duele mucho?

-No, estoy bien. ¿Y tú? -¿Por qué me preguntaba a mí, si yo le había golpeado?

-¿Yo? Eh, sí. Bueno, ayer choqué con una pared y me dejé un chichón en la frente. Pero ya se fue, y el golpe que me di en la cabeza no fue tan g

rave. –se rió. –Lo siento, creo que no te referías eso, ¿no?

-Eres graciosa. Y no, no me refería a eso. –y yo contándole mi vida… -pero antes, -se interrumpió –soy Jesse.

-Charlotte. –me presenté.

-Charlotte. –repitió.

-Charlotte. –dijo Cooper. ¿Cooper? ¡Cooper! Apareció de la nada asustándome.

-¿Vamos? –me dijo. O era mi idea, o Cooper estaba molesta. Muy molesto. No comprendía el por qué miraba asesinamente a Jesse.

---------------------------------------------------------------------

Foto de Jesse

5 comentarios:

abi ! dijo...

O: qn es jesse ?.. es lindo ? .. sube una fotooo.. aunqe ia me imagino pq cooper estaba molesto :Z

Anónimo dijo...

estaa bueeno ee!
che y el beeeso :(

gaby dijo...

me encanto:)
Jesse esta muy,
muy ... guapo
plis plublika
pronto me muero por
saber que pasa!!!
pli,porfa.. bye=D

Conchi dijo...

OMG jesse es el de buena suerte charlie!! es un papi ajajaja maily o emma te odio por acerme esto... me debes una por dejarme en suspenso...xD te quiero mucho y sigue asi q se me acelera el pulso

gabiita trilliiza! dijo...

ponselo a aly... no broma, amo tu hitoria, es tan buena.
ya no aguanto para el siguiente capitulo
ojala subas cuando puedas, aunque se que es asi :)
te quiero chaucha